Ermita de San Pedro.

Está situada junto a la carretera de S. Pedro, en el paraje denominado con el mismo nombre, es zona de peregrinación y culto desde muy antiguo. Edificada sobre los restos de una antigua ermita visigoda con planta de cruz latina, la anterior fue destruida en la guerra civil y la actual se construyo en los años cincuenta. En su interior se encuentra la imagen de S. Pedro de Verona, al que se le hacen dos romerías una el domingo de resurrección, en la que es traído al pueblo por los quintos y otra el 29 de abril en la que es llevado de nuevo por las mujeres del pueblo a hombros a la ermita.